plásticos biodegradables

Así es como se puede utilizar el dióxido de carbono para fabricar plásticos biodegradables

Noticias del cambio climático Noticias sobre innovación Noticias sobre tecnología

Un nuevo sistema que utiliza el dióxido de carbono para producir plásticos biodegradables, o bioplásticos, podría sustituir a los plásticos no degradables que se utilizan en la actualidad.

El uso de CO2 en el proceso ayuda a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, afirman.

Según una investigación publicada en la revista Chem, investigadores de la Universidad de Texas A&M y de la Universidad de Washington en San Luis han demostrado que el proyecto «biofabricación descarbonizada» podría transformar el sector manufacturero.

Retos en la investigación de plásticos biodegradables

La investigación aborda dos retos: la acumulación de plásticos no degradables y la corrección de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Los plásticos actuales basados en el petróleo no se degradan con facilidad y crean un enorme problema en los ecosistemas y, en última instancia, en los océanos.

Para resolver estos problemas, los investigadores y sus equipos trabajaron durante casi dos años para desarrollar un sistema integrado que utiliza el CO2 como materia prima para que las bacterias crezcan en una solución nutritiva y produzcan bioplásticos.

El dióxido de carbono se ha utilizado junto con las bacterias para producir muchos productos químicos, incluidos los bioplásticos.

Funcionamiento

La primera unidad utiliza la electricidad para convertir el dióxido de carbono en etanol y otras moléculas de dos carbonos, un proceso llamado electrocatálisis.

En la segunda unidad, las bacterias consumen el etanol y las moléculas de carbono para convertirse en una máquina de producir bioplásticos, que son diferentes de los polímeros plásticos derivados del petróleo, más difíciles de degradar.

El uso de CO2 en el proceso también podría ayudar a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, combatiendo asi al cambio climático. Muchos procesos de fabricación emiten CO2 como producto de desecho.

Si se pudiera capturar el dióxido de carbono residual, se reducirían las emisiones de gases de efecto invernadero y se puede utilizar como materia prima para producir algo.

Retos y futuro de los bioplásticos

Esta nueva plataforma tiene un gran potencial para abordar los retos de la sostenibilidad y transformar el diseño futuro de la reducción del dióxido de carbono.

El principal punto fuerte de la nueva plataforma es una velocidad de reacción mucho más rápida que la de la fotosíntesis y una mayor eficiencia energética.

«Estamos ampliando la capacidad de esta plataforma a amplias áreas de productos como combustibles, productos químicos básicos y materiales diversos»

«El estudio demostró el proyecto de ‘biofabricación descarbonizada’ que podría transformar nuestro sector manufacturero».

Afirma uno de los investigadores.

Los plásticos biodegradables son actualmente más caros que los plásticos derivados del petróleo. Pero si la tecnología tiene el éxito suficiente para producir bioplásticos a escala económica, las industrias podrían sustituir los productos de plástico tradicionales por otros que tengan menos impactos ambientales negativos.

Además, la mitigación de las emisiones de CO2 de sectores energéticos como las instalaciones de gas y electricidad también sería un beneficio.

Es tu turno de compartir con el mundo:
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments