pilas ecológicas

Las cáscaras de cangrejo pueden crear pilas ecológicas

Noticias del cambio climático Noticias sobre alimentación

Las pilas que utilizamos diariamente contienen compuestos químicos como el mercurio, cadmio y una vez desechadas van a parar a los vertederos como residuo, la lluvia lava los restos de las pilas y arrastra el mercurio, que se abre paso hasta llegar a un rio u arroyo y la contamina.

Los separadores de polipropileno y policarbonato, muy utilizados en las pilas de iones de litio, tardan cientos o miles de años en degradarse.

Pero gracias a una nueva opción de zinc unida a un material biodegradable fabricado a partir de caparazones de cangrejo, los efectos negativos de las pilas podría estar por cambiar.

Pilas ecológicas respetuosas con el ambiente.

En un artículo publicado el mes pasado en la revista Matter, los científicos demostraron que las partes de una pila que tardan miles de años en degradarse pueden sustituirse por alternativas respetuosas con el ambiente.

Con esta nueva pila ecológica, el elemento electrolítico está hecho de un material biológico llamado quitosano, que puede obtenerse de los caparazones de los cangrejos y otros crustáceos, y más del 60% de la pila es descompuesto por los microbios. El zinc sobrante, utilizado en lugar del plomo o el litio, también puede reciclarse.

«El quitosano es un producto derivado de la quitina. La quitina tiene muchas fuentes, como las paredes celulares de los hongos, los exoesqueletos de los crustáceos y las plumas de los calamares.

La fuente más abundante de quitosano son los exoesqueletos de los crustáceos, incluidos los cangrejos, las gambas y las langostas, que pueden obtenerse fácilmente de los desechos del marisco. Se puede encontrar en la mesa».

Dice Liangbing Hu, director de la Universidad de Maryland’s

Hu y su equipo siguen investigando con el objetivo de introducir nuevas mejoras que también tengan en cuenta el impacto de la fase de fabricación de las pilas ecológicas.

«En el futuro, espero que todos los componentes de las baterías sean biodegradables», añade Hu. «No sólo el material en sí, sino también el proceso de fabricación de los biomateriales».

«El zinc es más abundante en la corteza terrestre que el litio», dijo Hu. «En general, las baterías de zinc bien desarrolladas son más baratas y seguras».

Vida útil de las pilas

Un obstáculo importante en este campo es la corta vida útil que sufren las pilas de zinc, y los científicos han puesto mucho énfasis en desarrollar versiones que puedan recargarse de forma efectiva y sin contaminar.

Esto podría implicar ajustes químicos que eviten los daños causados por el agua, o nuevos electrocatalizadores que ayuden a mantener su eficiencia a través de ciclos repetidos.

Hu y su equipo han puesto sobre la mesa otra solución que podría resolver el problema de la recargabilidad y, al mismo tiempo, hacer que los dispositivos sean mucho más sostenibles.

Y gracias a su diseño ecológico, alrededor de dos tercios de la pila pueden ser descompuestos por los microbios, mientras que el electrolito de quitosano podría descomponerse por completo en cinco meses.

Es tu turno de compartir con el mundo:
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments